Arrossejat de Calafell
3996
post-template-default,single,single-post,postid-3996,single-format-standard,theme-stockholm,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-2.0.2,woocommerce-no-js,select-theme-ver-6.1,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline,,qode_menu_center,qode-single-product-thumbs-below

Arrossejat de Calafell

El Arrossejat de Calafell es seguro el plato más emblemático de la cocina tradicional de nuestro municipio.

Hemos decidido que la mejor manera de explicar esta comida típica del pueblo es con un fragmento escrito por un comerciante, intelectual, enamorado del mar y escritor, Jaume Solé y Rubió.

“La sabiduría popular de las cocinas autóctonas, con su variedad y medida, es una fuente inagotable de agradables sorpresas para el buen paladar.

En este caso se encuentra en Calafell, especialmente con respecto a la tradición marinera de una parte de su gente. Dentro de la gran variedad y riqueza de la cocina tradicional se encuentra “el Arrossejat”, suma y compendio de una singular manera de entender nuestra cocina.

Si buscamos nos antecedentes históricos y queremos hilar fino se hace muy difícil, por no decir imposible, decir con certeza donde nació el Arrossejat porque, al igual que la gaviota voladora, el pescador ha cruzado el mar llevado por vienes favorables que le han llevado a todas las playas. (…)

Según la tradición, el pescador tiene momentos de reposo en medio del trabajo, que permiten empezar a preparar la comida. Cuando quiere hacer el “Arrossejat” empieza por limpiar el pescado, que lava con agua de mar, así como las patatas. Está claro que el secreto es la picada, con los ajos, el pan frito y los pimientos, el orden en que se podan los ingredientes, el pequeño secreto que pone a cada uno y sobre todo el punto de cocción de todo. Aquí es cuando empieza a trabajar la nariz de pescador. Cuando le entran por los sentidos los eflubis prometedores del buen comer que le espera. ¿Os imagináis, sentados cómodamente en cubierta, con la cabeza apoyada en la orla, los ojos cerrados, el sol que te calienta con tibieza y las olas que te mecen dulcemente, mientras un aroma suave te va impregnando haciéndote crecer la saliva ?

Entonces no es extraño que, por un lado, por el trabajo pero quizás principalmente porque sería un tormento para el estómago, esperar el arroz que se debe cocer con el jugo y las patatas, se prepara la cuchara y empieza a tomar posiciones en torno a la barreño humeante, mientras el artífice de la comida riega generosamente la comida con ajo y aceite desatado con una parte del mismo caldo.

Lógicamente siempre hay el impaciente que recibe la primera quemada, que debe sofocar con un largo trago de vino bien fresco. Mientras en buena compañía todos hacen el oficio del silencio, junto al arroz hace chup chup, todo bebiéndose pausadamente una buena parte del jugo que el cocinero ha retirado de la cocción del primer plato, dando como resultado una extraordinaria concentración de sabores y olores que hacen del Arrossejat una experiencia inolvidable. (…) ”

La recepta Arrossejat

David Vernet

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.